¿Necesita ayuda en salud mental rápidamente? Marque **ASK en su teléfono móvil o llame al  800-939-5911. close

Recuperación en la Comunidad Hispana: Trastornos de Uso de Sustancias

Cardinal Innovations Healthcare — octubre 16, 2020 — 5 min de lectura
Recuperarse de un trastorno por uso de sustancias es un proceso que dura toda la vida. Cuando las personas tienen los recursos y el apoyo que necesitan, es posible llevar una vida saludable.

Personas de todas las comunidades pueden tener este diagnóstico. Sara Da Silva, Consejera Clínica del Centro de Prevención y Recuperación de Anuvia, comparte sus perspectivas sobre el trastorno por uso de sustancias y la recuperación en la comunidad hispana o latina.

También, encuentre varios recursos en español que se indican a continuación.

Uso de Sustancias en la Comunidad Hispana

Las tasas de uso de sustancias entre los hispanos son similares a las de la población general en los Estados Unidos, pero hay algunas diferencias:
  • El 7,1% de los hispanos tiene un trastorno por consumo de sustancias, en comparación con el 7,4% de la población total
  • El 3% de los hispanos tiene un trastorno por uso de drogas ilegales (lo mismo que la población total)
  • Los hispanos presentan tasas más bajas de consumo de drogas ilegales durante su vida (37,7%) en comparación con los estadounidenses de origen europeo (54,5%) y los afroamericanos (45,9%)
  • Las tasas de dependencia del alcohol (5,3%) y consumo excesivo de alcohol (24,6%) entre los hispanos son similares a las de los europeos y los afroamericanos

Trabajando con la Comunidad Latina

El conocimiento de las necesidades únicas de la comunidad hispana es esencial para un tratamiento eficaz. También puede marcar una diferencia positiva para ayudar a las personas a completar su programa de recuperación.

Sara Da Silva, quien es parte del personal del Programa de Servicios Latinos de Anuvia, compartió sus perspectivas y experiencia trabajando con la comunidad latina. Esto es lo que dijo:

¿Qué barreras enfrenta la comunidad latina cuando busca recursos para la recuperación del uso de sustancias?

Las barreras más comunes que mencionan mis clientes incluyen:
  • Idioma
  • Problemas financieros
  • Falta de seguro
  • Preparación para el tratamiento
  • Estigma
  • Cuidado de niños (especialmente para las mujeres)
También he observado que mis clientes masculinos suelen ir a donde está el trabajo. A veces, eso significa desplazarse a dos o tres horas de distancia. Ellos hacen un esfuerzo adicional por sus familias y muchos están ayudando económicamente a sus familiares en su país de origen. Esto les dificulta recibir tratamiento a tiempo.

Con respecto a las barreras del idioma, necesitamos más médicos de habla hispana en los centros de tratamiento residencial y de desintoxicación. Para nuestros clientes adolescentes, es difícil encontrar estos servicios cuando sus padres no hablan inglés.  

¿Qué factores deben tenerse en cuenta al trabajar con la comunidad latina para la recuperación?

He encontrado que el alcoholismo está más presente en la comunidad latina en comparación con las drogas ilegales. Sin embargo, muchos de mis clientes no creen que el alcohol sea una droga, ya que es este es legal. Necesitamos crear más conciencia sobre el alcohol y su papel en la enfermedad de la adicción.

Las relaciones sociales son muy importantes en la cultura latina. La presión de los compañeros ocurre de una manera que puede ser difícil de notar. También existe la falsa creencia de que beber alcohol hace que el hombre sea “un macho.” Algunos de mis clientes jóvenes han compartido que ni siquiera les gustaba beber alcohol, pero comenzaron a beber para que sus amigos los aceptaran y dejaran de insultarlos. Lamentablemente, así es como algunos de estos jóvenes comienzan a desarrollar la enfermedad.  

¿Cuáles son las mejores formas de llegar a la comunidad latina para la prevención y el tratamiento?

Creo que la educación sobre el uso de sustancias es una forma eficaz de conectarse con la comunidad latina. La educación ayuda a reducir el estigma asociado a la enfermedad de la adicción.

Las personas tienden a tener más empatía por alguien diagnosticado con diabetes o cualquier otra enfermedad física. Es diferente a cuando a alguien se le diagnostica una enfermedad del cerebro, como lo es el trastorno por uso de sustancias. Desafortunadamente, todavía existe la creencia de que la adicción es una deficiencia moral. Pero en realidad  es una enfermedad cerebral, tal como lo afirma la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

¿Cuál es el papel de la familia y la comunidad al enfrentar un diagnóstico de trastorno de uso de sustancias y trabajar hacia la recuperación?

El consumo de sustancias afecta a toda la comunidad. La familia y los miembros cercanos de la comunidad deben participar y ofrecer apoyo a la persona con la dolencia durante el proceso de tratamiento. Los miembros de la familia también deben buscar ayuda para aprender a:
  • Estar ahí para sus seres queridos
  • Prevenir facilitar el desarrollo de la enfermedad
  • Manejar las consecuencias del trastorno
Por ejemplo, cuando un ser querido desarrolla la enfermedad, la familia lucha por afrontar la situación. Después, cuando la persona se recupera, puede ser difícil adaptarse al miembro de la familia que ahora está en sobriedad. Esto puede resultar muy difícil, dependiendo del grado de la enfermedad. Pero hay ayuda disponible para todos.  

¿Cómo ha sido para ti trabajar con la comunidad latina?

Ha sido un desafío y también gratificante ver a mis clientes aprender sobre la enfermedad de la adicción. Es maravilloso verlos volverse más conscientes de sí mismos, de su potencial y de su papel en la comunidad.  

¿Cómo pueden las personas comunicarse con Anuvia y obtener ayuda en español?

Pueden comunicarse conmigo directamente al 704-927-8780, o enviarme un correo electrónico a Sara.DaSilva@anuvia.org. También pueden visitar nuestro sitio web de Servicios Latinos y accesar nuestra página de inicio en español.

Más Recursos de Recuperación para la Comunidad Latina


 
¿Ha sido útil este artículo?

Únase a nuestro boletín para miembros

Suscribirse